El pacto del euro

El Pacto del Euro fue promovido por el Gobierno alemán de Ángela Merkel, quien lo planteó como un supuesto paquete de medidas para salir de las crisis. Este Pacto se basa en cuatro pilares (cuatro objetivos básicos que dice perseguir para reflotar la economía) y tiene un denominador común: se carga la soberanía de España, que ya no podrá legislar libremente sobre materias tan básicas para los ciudadanos como las pensiones, los servicios públicos y los salarios, sino que deberá someterse a las directrices que le imponga la Comisión Europea, órgano de gobierno de la UE dominado por Merkel y sus socios neoliberales. Este Pacto, aparte de condenarnos a la precariedad, viola la Constitución española al negar la soberanía nacional (artículo 2) arrebatando a nuestro pueblo el derecho a proteger mediante su poder democrático una buena parte de los derechos consagrados en el texto constitucional, como son el derecho fundamental a la educacion (artículo 27) el derecho a la salud (artículo 43), el derecho a la seguridad social (artículo 41) o el derecho al trabajo (artículo 35). A partir de ahora Merkel, mediante su control sobre la Comisión Europea, podrá violar impunemente la Constitución española negando el contenido más básico de estos derechos sin que los españoles podamos hacer nada por evitarlo.

Veamos a continuación las consecuencias que tendrá para nuestro país el desarrollo de cada uno de los “pilares” del Pacto del Euro:

PRIMER PILAR: IMPULSO DE LA COMPETITIVIDAD.

El objetivo principal de este “pilar” es una pretendida bajada de los precios de nuestros productos que logrará revitalizar la economía europea haciendo más atractivo lo que vendemos. Y la receta para lograrlo también se expone claramente: bajar los sueldos de los trabajadores. Merkel asume la lógica laboral de la República Popular China: cuantos menos derechos tengan los trabajadores y cuanto menor sea su sueldo, más baratos serán los productos y más ganarán los grandes empresarios. Y para ello crea tres medidas:

1) “Revisión de los acuerdos de fijación de salarios” con el fin de restringirlos

2) “Revisión del nivel de centralización del proceso de negociación” laboral, es decir, un intento de llegar a la negociación casi individual de las condiciones de trabajo eliminando la figura de los grandes convenios colectivos negociados por miles de trabajadores unidos. Con esto se logrará quitar fuerza a los trabajadores a la hora de fijar sus condiciones de trabajo conforme a la lógica del “tu compañero me hace lo mismo por 200 euros menos y da menos problemas, así que prefiero contratarle a él…tú verás”.

3) “Garantía de que la fijación de salarios en el sector público contribuye a los esfuerzos de competitividad en el sector privado” Se reducirán los salarios de los funcionarios con el fin de que el trabajador privado no pueda usarlos como referencia para reclamar subidas salariales.

SEGUNDO PILAR: IMPULSO DEL EMPLEO.

La medida estrella para impulsar el empleo es la “reducción de la presión impositiva sobre las rentas del trabajo”. Una bajada de impuestos que beneficiará a las rentas altas y perjudicará gravemente al trabajador medio, pues el pequeño beneficio que pueda dar al mileurista (por ejemplo, cobrar 10 euros más al mes) vendrá acompañado del terrible perjuicio que implica la no recaudación de millones y millones de euros que hasta ahora tributaban los más ricos e iban dirigidos a financiar sanidad, educación, pensiones…que, sin ese dinero, se hundirán aun más en la precariedad. Las grandes rentas no usan esos servicios públicos y les da igual cómo estén…pero para la mayoría de ciudadanos son vitales. Como hacían los colonos con los indios americanos hace siglos, pretenden engañarnos con unas baratijas de cristal para que les regalemos auténticos cargamentos de oro.

Junto a la anterior medida, el Pacto del Euro pretende “flexibilizar las condiciones laborales”, es decir, facilitar el despido, la temporalidad y destruir los derechos laborales que tantos años de lucha nos ha costado lograr.

TERCER PILAR: EL INCREMENTO DE LA SOSTENIBILIDAD DE LAS FINANZAS PÚBLICAS

“Reducción del déficit por debajo del 3%”. El Estado debe disminuir su gasto drásticamente, pero la solución que Merkel plantea para ello no es reducir altos cargos de libre designación y dietas, ni subir los impuestos a las clases altas…sino dinamitar los pocos derechos sociales que tenemos, atacando especialmente a los ancianos con medidas como “el ajuste de la edad de jubilación efectiva a la esperanza de vida”, “la limitación de los planes de jubilación anticipada” y el “uso de incentivos específicos para emplear a trabajadores de más edad”. Igualmente se propone reducir e incluso privatizar parcialmente los sistemas de servicios públicos tales como la educación o la sanidad”.

CUARTO PILAR: REFUERZO DE LA ESTABILIDAD FINANCIERA

La autonomía estatal para establecer impuestos se va a pique, pues el Pacto exige una “coordinación de la política tributaria” bajo las directrices de la Comisión Europea, controlada por Merkel y sus secuaces. A partir de ahora cualquier pretensión de justicia impositiva (que paguen más quienes más tienen) será una utopía.

POR NUESTROS DERECHOS, POR LA SOBERANÍA Y LA DIGNIDAD DE NUESTRO PUEBLO, HA LLEGADO LA HORA DE ALZAR LA VOZ. PODEMOS PARAR EL PACTO DEL EURO.

Anuncis

2 pensaments sobre “El pacto del euro

Els comentaris estan tancats.