Algunas reflexiones sobre la represión del movimiento 15M en Barcelona

Extret de La Haine 

x René Otaduy

A lo largo de las pasadas semanas han sido citadas a declarar en la Audiencia Nacional un total de 22 personas integrantes del movimiento 15M de Barcelona.

Estamos ante una actuación clásica en cuanto a represión general se refiere, y también en cuanto a la forma concreta en que ésta suele producirse en el ámbito del estado español. Lo significativo es que en anteriores ocasiones, los casos de criminalización y represión se habían cebado con organizaciones políticas de izquierda, con el independentismo, colectivos sindicales, el movimiento antifascista, el de la okupación, o los movimientos libertarios. Y en estos momentos, en los que también están siendo juzgadas las personas detenidas en la manifestación por una vivienda digna, la víctima es un movimiento popular como el 15M, que ha servido de vehículo durante los últimos meses para la protesta social, gozando de amplia legitimidad entre la población, en un contexto de graves agresiones neoliberales frente a los servicios públicos y los derechos históricamente conquistados. El contexto y el sujeto concreto de la represión pueden haber variado, los mecanismos puestos en marcha por parte de las instituciones del estado son idénticos.

Lo que está ocurriendo en Cataluña a raíz de la entrada del nuevo gobierno autonómico desde un punto de vista político-económico y social (recortes salvajes a los servicios públicos), y también desde el punto de vista represivo, es un escenario similar al que nos podemos encontrar en el futuro con la entrada del PP en el gobierno del estado. Debemos tomar conciencia y estar preparad@s. La represión no es deseable, obviamente, pero cuando se produce, el movimiento popular debe buscar la manera de salir reforzado de ella, y para ello nunca está de más detenerse a reflexionar sobre sus mecanismos.

El pasado 15 de junio, miles de personas llevaron a cabo un bloqueo en el Parlamento de Cataluña con el objetivo de evitar la aprobación de unos presupuestos que iban a dar vía libre a toda una batería de recortes presupuestarios claramente antisociales. Un total de 22 compañer@s del movimiento 15-M en Cataluña han sido imputad@s por haber cometido presuntamente un “delito contra las instituciones del Estado”, contemplado en el artículo 498 del Código Penal español con penas de entre 3 y 5 años de prisión.

En Barcelona, el movimiento trató de cruzar valientemente la línea roja que separa la protesta simbólica del intento efectivo y real de impedir la toma de aquellas decisiones políticas que nos afectan, bloqueando pacíficamente la sesión parlamentaria, y obligando a la clase política a acudir al Parlament entre abucheos, utilizando en algunos casos incluso el transporte en helicópteros. El movimiento trató de impedir que las decisiones políticas antisociales se llevasen a cabo, pasando de la mera acción de protesta a la transformación de la realidad, y el estado reaccionó desencadenando toda una campaña represiva, mediática, política y judicial. Ese es el primer mensaje que el estado y sus instituciones lanzan al conjunto del movimiento: las medidas antisociales al servicio del capital financiero van a continuar, y aquel que trate de impedirlo yendo más allá de las protestas simbólicas debe saber cuáles van a ser las consecuencias. Afirmarse en el carácter pacífico de las protestas y solidarizarse con las personas represaliadas no sólo no es incompatible, sino que es una buena táctica para salvar los momentos de mayor presión mediática, pero nunca deberíamos perder de vista que es ese salto de un lado al otro de la línea roja lo que convierte nuestras acciones pacíficas en violentas para el estado, la clase política y la banca. La protesta popular es legítima y necesaria, ahora bien, cuando pretende ejercer su derecho a modificar el transcurso real de los acontecimientos,  aunque sea de forma pacífica, será etiquetada como violenta.

Las campañas mediáticas de criminalización pretenden crear un clima social favorable a las actuaciones policiales, buscando aislar a los colectivos afectados, introduciendo en su seno grandes presiones, creando debates sobre “buenos y malos”, sembrando el miedo, las dudas y el desconcierto. Así ocurrió con el movimiento 15M aquellos días de junio, así es previsible que vuelva a ocurrir en el futuro si las contradicciones continúan agudizándose. Los medios masivos de comunicación, lanzados en una brutal campaña, silenciaron el carácter pacífico de la protesta y la presencia de elementos provocadores infiltrados de la policía, y presentaron los acontecimientos tildándolos de violentos. Ahora bien, conviene recordar, tal y como hizo el propio movimiento en sucesivas manifestaciones, que violencia es no llegar a fin de mes, violencia es ser desahuciado, violencia es no poder tener acceso a tratamiento sanitario, violento es desangrar el sistema público de atención social en aras de acudir al rescate de los poderes financieros. Es decir, por mucho que traten de confundirnos, un hecho tan habitual como la firma en un papel de unos presupuestos, es infinitamente violento cuando esos presupuestos tienen un contenido claramente antisocial que va a provocar el sufrimiento en miles de familias trabajadoras, familias que no van a poder acceder a un subsidio de desempleo ni a una sanidad o una educación gratuita y de calidad. Bloquear pacíficamente un parlamento y abuchear a un político puede resultar llamativo, inusual, pero es absolutamente legítimo cuando ese político es responsable de desencadenar con su firma un clima de brutal violencia contra la mayoría de la población. No sólo es legítimo, es un acto de gran responsabilidad social.

Llama también la atención la forma concreta en que se han desencadenado los acontecimientos, así como los sujetos que han intervenido en ellos, ya que de nuevo estamos ante una actuación de libro. Manos Limpias interpuso una denuncia ante la Audiencia Nacional, y los poderes del estado, interesados en llevar adelante una acción ejemplarizante para el conjunto del movimiento 15M, pasaron a actuar. Las personas con mayor experiencia o trayectoria política conocerán de primera mano y por de

sgracia a la Audiencia Nacional (institución que es heredera directa del Tribunal de Orden Público franquista, en la que se vienen celebrando juicios claramente políticos contra todo tipo de disidencia) Y es también de sobra conocida la trayectoria del pseudo-sindicato de la fiscalía Manos Limpias, liderado por el franquista reciclado Miguel Bernard Remón, cuya principal labor consiste en actuar como punta de lanza de la represión contra multitud de colectivos y organizaciones, habiendo llegado incluso a la petición de ilegalización para algunas organizaciones políticas y sociales madrileñas (basta escribir “Manos Limpias denuncia” en el buscador de google para ilustrarnos)

Estos días ha habido una concentración de solidaridad con las personas represaliadas en la madrileña plaza de Sol, y el apoyo a l@s compañer@s de Barcelona también se hizo sentir en las puertas de la Audiencia Nacional.

Activemos la solidaridad activa y el apoyo mutuo, reforcemos las asambleas populares en barrios y pueblos, esforcémonos por cultivar la unidad entre todos los sectores y colectivos en lucha. Sin miedo, conscientes de que por dura que sea, la represión no será capaz de parar al movimiento popular y sus reivindicaciones justas y legítimas para la mayoría social.

¡Si nos tocan a un@, nos tocan a tod@s!

* René Otaduy es miembro de la Asamblea Popular de Hortaleza, Madrid.

El mètode assembleari, 15 pautes bàsiques

Demà a les 19:00h, com cada dimecres, farem l’assemblea de barri. Pendents encara de saber si podrem publicar l’ordre del dia abans de demà, us fem arribar un breu text sobre quines coses podem tenir en compte a l’hora de fer una assemblea.

Creiem que és força interessant llegir-lo, doncs totes podem millorar els nostres hàbits assemblearis. Recordeu que a la secció Autoformació hi ha més material per a aquelles persones que hi estiguin interessades.

 

15 PAUTAS BÁSICAS

Hay diferentes tipos de asambleas: grandes, pequeñas, de información, de debate, de toma de decisiones, de generación de ideas… al fin y al cabo, la asamblea no deja de ser un espacio colectivo en el que un grupo de gente se comunica y llega a acuerdos -o no- a través del diálogo, aunque no sólo de él.

Cuando nos juntamos en una asamblea enfrentamos varios riesgos: puede ser aburridísima porque unas pocas personas monopolizan la palabra, porque perdemos el norte a dónde queremos llegar, porque se manifiestan intereses particulares velados, porque no nos respetamos, porque no escuchamos las propuestas, porque… y entonces la asamblea deja de ser un espacio horizontal de trabajo.

Por todo esto, y sabiendo la dificultad de dinamizar una macroasamblea -como las que estos días se suceden en las acampadas del 15M- proponemos 15 PISTAS a tener en cuenta, aunque sabemos que no hay reglas fijas y cada persona, grupo y territorio es un mundo particular al que tendremos que adaptar esas pistas:

1.- PREPARAR las asambleas previamente, siempre que sea posible, por un grupo o comisión que, teniendo en cuenta el tiempo disponible, prepare la lista de temas que se pueden abordar (llamado “orden del día”), dejando algún punto abierto para las propuestas de última hora que puedan surgir en la propia asamblea. Ese grupo debe contar con la confianza general y debe preparar la asamblea pensando no en sus opiniones e intereses particulares sino en los intereses generales y en hacer posible la participación, el debate y la toma de decisiones (cuando este sea el objetivo).

2.- DEFINIR. Para ser eficaces es importante que definamos y aclaremos el carácter de la asamblea en su convocatoria. Puede haber asambleas para alcanzar consensos y decidir ciertas cuestiones, pero, del mismo modo, podemos realizar asambleas informativas o de libre expresión, sin la necesidad de tomar decisiones.

3.- CONVOCAR las asambleas con toda la antelación posible, utilizando medios tecnológicos, carteles o cualquier otro medio, donde se indiquen los temas a tratar. La asamblea debe comenzar señalando los temas previstos para que puedan ser conocidos por todas las personas.

4.- AMPLIAR la participación por otras vías, además de la voz en la asamblea. Podemos recoger información, aportaciones, opiniones… a través de notas que se pegan en un cartelón con los puntos del orden del día o de la relatoría de una asamblea, posibilitando que las personas que no pueden asistir expresen su opinión y se sientan parte del proyecto colectivo.

5.- MODERAR. Es conveniente que exista siempre la figura de persona moderadora, con apoyos para recoger los turnos de palabra y a ser posible, otra persona que escribe en papel continuo, papelógrafo o similar las aportaciones, con idea de que todo el mundo pueda ver qué argumentos aparecen en la asamblea, evitando repeticiones y reiteración sobre aspectos ya tratados. Es una buena idea hacer patentes los mínimos a los que se van llegando.

6.- OPINAR. Tras exponer cualquier tema del orden del día, mediante la información de la comisión preparatoria por ejemplo, deben presentarse -si los hubiera- los puntos sobre los que debe pronunciarse la asamblea. Y debe abrirse un turno de intervenciones para que quien lo desee pueda opinar antes de que la asamblea se pronuncie. Los turnos deben ser “cerrados”, inscribiéndose previamente la gente que quiera hablar, y con un tiempo limitado, porque si son abiertos el debate puede prolongarse indefinidamente aburriendo a las piedras.

7.- CONCRETAR. Es conveniente evitar las intervenciones largas. El tiempo de intervención debe estar indicado previamente (3 minutos, como máximo en asambleas masivas) y debe ser respetado, “dando toques” cuando sea necesario (porque alguien se enrolle) por parte de las personas moderadoras. También es conveniente evitar las repeticiones y las intervenciones reiteradas de las mismas personas, para que no acaparen la asamblea. Para ello puede ser conveniente indicar “un solo turno” o dar prioridad en el uso de la palabra a quienes no han intervenido todavía.

8.- SENTIR, PENSAR, HABLAR. Hablar debe ser nuestra última acción, primero hemos de escuchar qué se está diciendo, valorar la pertinencia o no de pedir la palabra pues puede que nuestra aportación sea una repetición de una idea ya dicha, o no aporte nada importante al debate.

9.- ESCUCHAR qué se dice, y no quién lo dice. Atender a los argumentos que cada cual expone, valorar que sean oportunos, apropiados… sin hacer valoraciones morales.

10.- RESPETAR. Expresarnos de un modo inclusivo. Cuidar nuestro mensaje al dirigirnos al grupo, sabiendo que hay personas diferentes: de otras culturas, mujeres y hombres, de distintas edades y con diferentes conocimientos… para respetar y valorar las diferentes opiniones.

11.- CONSENSUAR. En las asambleas, las decisiones que se toman son aquellas que cuentan claramente con amplio acuerdo, que llamamos consenso. Para alcanzar consensos tenemos que apostar por el Mínimo Común Multiplicador -aquello que nos une, y que nos puede hacer dar pasos hacia delante-, y no buscar el Máximo Común Divisor -aquello que nos separa, nos diferencia…-. Muestra sólo tu desacuerdo cuando no te veas reflejado en algo. No tienes que estar de acuerdo en todo. El consenso de grupo supera nuestra opinión personal.

12.– En último caso…VOTAR. Las decisiones de la asamblea deben producirse, preferiblemente, por consenso, o sea, deben reflejar la opinión de la inmensa mayoría de quienes participan en ella. Pero, si hubiera diferentes posiciones y fuera necesario votar, antes de hacerlo deben presentarse con absoluta claridad las diferentes opciones entre las cuales elegir. En todas las votaciones debe preguntarse siempre quien está a favor, quién en contra y quien se abstiene, para que sean visibles todas las posiciones, también las minoritarias.

13.- RESOLVER. Si las opiniones a favor o en contra fueran claramente mayoritarias, eso expresará la opinión de la asamblea. Si las opiniones estuvieran muy repartidas, se puede devolver el tema a las comisiones correspondientes para que lo vuelvan a trabajar y lo traigan de nuevo a la asamblea más clarificado y con opciones más elaboradas. Es importante que la asamblea no se quede “bloqueada” por un tema determinado. Si el tema fuera “fundamental”, se deben buscar otros mecanismos para discutirlo sin que paralice la asamblea.

14. MULTIPLICAR. INFORMAR Y EXTENDER. Hemos de cuidar la transparencia y la información posterior a la asamblea. Publicando o difundiendo las actas, relatorías, calendarios, acuerdos, normas o cualquier otro documento, para que estén accesibles a cualquier persona en cualquier momento.

15. PRACTICAR. La dinamización (y la participación en general) de asambleas requiere práctica y entrenamiento, se aprende, y a medida que formamos parte de un movimiento asambleario nuestras capacidades aumentan, de ahí que la rotación en las tareas sean un elemento esencial.

Bibliografía:

• Asambleas y reuniones. Metodologías de autoorganización.pdf
  Ana Rosa Lorenzo Vila y Miguel Martínez López (Asociación para la economía social. Traficantes de sueños, 2005)

El rescat bancari global multiplica 92 cops la quantia necessària per eradicar la fam

DAVID FERNÀNDEZ | 15/10/2011

21 protestes a uns Països Catalans amb 1,3 milions d’aturades i 2 milions de pobres

15 d’octubre. Avui, com cada dia, moriran 24.000 persones de fam en un món on 3.500 milions de persones, la meitat de la humanitat, sobreviuen en la pobresa. Dades calentes, xifres d’infart, o fredes estadístiques, la radiografia d’un món cada cop més injust i desigual no depèn d’un nou anuari que aixequi acta de la dimensió de les desigualtats socials globals. Thomas Bernard ja havia deixat escrit que “aquell que pensa només pot llevar-se amb naúsees” i les dades, cada any –insistents, persistents– són publicades puntualment. L’escull principal, gairebé únic, per revertir unes estadístiques colpidores rau exclusivament en l’absència de voluntat política.

Costa dos dies i cinc reunions decidir una nova guerra a Líbia, però està costant vàries dècades l’assoliment d’una xifra que està fixada fa molt com a fita: 50.000 milions de dòlars. La cifra que el PNUD (Programa de les Nacions per al Desenvolupament) va establir com la necessària per eradicar la fam al món i començar a revertir-la.

50.000 milions de dòlars que només representen l’1,08% del que els estats han invertit en el rescat bancari des de 2007: 4,6 bilions de dòlars. 92 vegades més del que cal per eradicar la fam al món. Acostumats a parlar sempre d’extrema pobresa, l’extrema riquesa també té una comptabilitat més que eloqüent: el 0,9% de la humanitat ostenta el 39% de la riquesa mundial. L’1,3% dels seus ingressos serviria per eradicar, novament, la fam al món. Idèntica comparació mereix la despesa militar mundial, situada en rècords històrics d’1,6 bilions d’euros: només el 4% seria suficient per posar fi a la fam al món.

Clar que la crisi va per països, per barris, per favelas i per classes. Només durant el 2009, el nombre de persones multimilionàries va passar de 793 a 1.011, mentre la seva fortuna conjunta passava de 2,4 a 3,6 bilions de dòlars. De fet, amb dades de 2004, la riquesa de les tres fortunes individuals més grans del planeta equivalien al PIB dels 48 estats més pobres del món. I és que l’1% de la població mundial té una renda anual equiparable al 57% de la humanitat. La desigualtat es reprodueix de bell nou en l’abisme de l’escletxa Nord-Sud, entre els països enriquits i empobrits pel capitalisme. El 20% més ric del planeta absorbeix avui el 83% del PIB mundial. El 20% més pobre només té l’1%.

A casa nostra, també
La cínica i maldestra regla de tres matemàtica es pot traslladar a tots els àmbits. A l’Estat espanyol, les pitjors retallades des de la fi de la dictadura, aplicades al període 2010-2013, arriben als 50.000 milions d’euros. Entre els anys 2007 i 2010, la banca va guanyar 66.111 milions; l’any passat, les empreses de l’Ibex35 van acumular 47.000 milions d’euros en beneficis. A Catalunya, les retallades imposades pel govern neocon-vergent d’Artur Mas des de la recuperació de l’autogovern han arribat als 2.700 milions d’euros, quan el frau fiscal empresarial català ascendéix a 16.000 milions. Impune capitalismo senil, doncs, en estadística pura, quan la factura, la fractura de la crisi, l’abona qui no l’ha provocada.

Capitalisme senil despullat: per separat, el 4% del que costen les guerres, l’1,3% dels ingressos de les multimilionàries o l’1,08% del rescat bancari global servirien per eradicar tres vegades, tres, la fam al món. Unes dades que ens fan estar d’acord amb Evaristo de La Polla Records, quan diu que “la violència és la vostra”. Certificant-ho amb allò suggerit per Einstein: “El més inútil és fer sempre el mateix i esperar resultats diferents”. I tot plegat per acabar amb les paraules de Santiago Alba Rico, que va deixar escrit severament aCapitalisme i civilització que “aquells a qui els sembli medieval, fanàtic i estúpid morir i matar en nom de Déu, sapiguen que mataran i moriran per a que la sisena part de la humanitat (aleatòriament escollida) continui quedant-se tots els vídeos i tots els gelats”. I afegia: “El perill són els nostres governs; deixar-los decidir seria molt més greu que un error: seria un suïcidi”.

Éric Toussaint: “El eslabón más débil en Europa son los bancos”

MÀRIUS FORT I  13/10/2011 – Extret de La Vanguardia

El presidente del CATDM considera que la actual crisis europea no dista mucho de lo sucedido en América Latina en los años 80 y 90.

El profesor Éric Toussaint ha escrito y coordinado junto a Damien Millet una obra coral titulada La deuda o la vida (Editorial Icaria). En vísperas de una manifestación este sábado, 15 de octubre, en diferentes ciudades de Europa de los llamados indignados -cuyo epicentro estará en Bruselas- la cuestión de la deuda soberana y de la crisis de la zona euro cobran un mayor protagonismo si cabe. Toussaint, presidente del Comité para la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo (CATDM), ofrece en su último libro su perspectiva acerca de la actual situación de crisis que atraviesa Europa y que, según sus palabras, no dista mucho de lo sucedido en países de América Latina en los años 80 y 90 del siglo pasado.

El título del libro es La deuda o la vida. Dicho así parece que alguien nos está robando.

Claro que nos roban. Los grandes accionistas de los bancos continúan teniendo hoy toda la libertad para hacer lo que les plazca, a pesar de la crisis, a pesar de los aspectos más controvertidos de sus actividades. Aspectos que, cabe recordar, provocaron precisamente la crisis en el 2007, una crisis iniciada en Estados Unidos y que finalmente contagió a Europa. Y a pesar de sus nefastas actividades, ni Estados Unidos ni nadie ha tomado realmente medidas para disciplinar a estas instituciones que ahora, otra vez, están varias de ellas al borde de la quiebra, como ha sucedido con el banco franco-belga Dexia, que ha tenido que ser rescatado por segunda vez, exactamente tres años después de un primer rescate. Hay que tener en cuenta que las instituciones bancarias están tan interconectadas entre ellas que la quiebra de una o de dos puede tener un efecto desastroso sobre el conjunto del sistema financiero. No hay que subestimar los peligros actuales en este aspecto.

¿Por qué los mercados no acosan a Francia y Alemania, que cuentan con una deuda pública superior a la de España?

Los mercados, es decir, los grandes bancos, los fondos de pensiones, las aseguradoras, lo que llamamos inversores institucionales, especulan con los eslabones débiles de la Unión Europea, y los eslabones débiles ahora son países como Grecia, Portugal, Irlanda, España o Italia. No hay duda que en un año, o quizá menos, también se especulará contra Francia y contra Bélgica, mi país. Creo que es cuestión de semanas o meses en el caso belga. Su spread actual es de más de 200 puntos básicos. Es más fácil atacar los eslabones más débiles de una cadena que empezar por atacar a los más fuertes. Esto no quiere decir que vayan a parar. España e Italia serán los siguientes, después Francia y quizá, por último, Alemania. Nadie en la Union Europea puede considerarse inmune frente a mercados que actuan en total libertad para sacar provecho de la situación obteniendo beneficios a corto plazo. Lo grave es que estos mismos especuladores están en estos momentos en una situación virtual de quiebra. Es una situación escandalosa.

¿Los propios bancos que salvan los países atacan a esos países?

Exactamente. Los Estados están ayudando a los bancos a seguir desestabilizándolos. Es la pura verdad, es lo que está ocurriendo. No es una visión ideológica, es la lectura de la pura realidad.

Eso es casi como decir que el sistema se come a sí mismo.

De alguna manera, porque para los banqueros y otras instituciones financieras lo único que cuenta es el máximo beneficio a corto plazo. No tienen una visión a largo plazo, porque ellos piensan que los riesgos que tomen a medio o largo plazo serán rescatados por las instituciones públicas para reducir o eliminar sus pérdidas.

Como presidente del CATDM, ¿cree que se ha aprendido algo de las enseñanzas de los 30 años de ajuste estructural en los países, por ejemplo, de América Latina?

Los gobiernos de Europa demuestran que no quieren sacar lecciones de los 30 años de neoliberalismo en América Latina. Desde la Comisión Europea (CE) a los gobiernos nacionales, y por supuesto, el Gobierno del Estado español, se implementan políticas de ajuste, de reducción del gasto público, que deprimen la demanda global y generan un crecimiento reducido o simplemente recesión. Incluso Alemania, que había logrado sacar ventaja de la situación porque había logrado tener un superávit comercial con los países de la periferia europea (Grecia, Portugal, España), ha entrado ahora en dificultades económicas. Toda Europa está implementando el mismo tipo de política y los modelos basados en lograr crecimiento a través de exportaciones no funcionan, más que nada porque todos hacen lo mismo. He estado cinco veces en América Latina y varios altos representantes de diferentes gobiernos me han preguntado: “¿Cómo es posible que los gobiernos de Europa no hayan sacado lecciones de nuestra experiencia y estén empeñados en repetir los mismos errores?”.

¿Qué comparación hace usted entre plan de ajuste en África, es decir plan de ajuste estructural del FMI, y los planes de austeridad en Europa?

Pienso que existe un paralelismo evidente. Son las mismas medidas del llamado Consenso de Washington, que están implantando en Europa. ¿Cuáles son esas medidas? Recorte del gasto público, despidos masivos de los funcionarios públicos, importantes privatizaciones, aumento de los impuestos indirectos tipo IVA, cambios en el mercado laboral, cambios en el sistema de jubilación (aunque en el caso de África nunca hubo jubilación, obviamente, pero sí en varios países de América Latina). Es exactamente el mismo esquema que produce una degradación de las condiciones de vida y resultados económicos muy pobres en términos de crecimiento.

Todo esto que cuenta me recuerda a aspectos que vivimos muy de cerca estos días.

Pues sí. Los acuerdos dictados por la troika (CE, FMI y BCE) a Grecia, Portugal e Irlanda son exacamente las medidas que se implementaron en América Latina durante las épocas del mandato de Carlos Menem en Argentina, medidas que desembocaron finalmente en el desastre y la rebelión de 2001, el famoso corralito. Europa está viviendo más o menos la situación de América Latina de la década de los 80 y los 90. La gente empieza ahora a entender el desastre que representa todo esto. Le costó años a América Latina levantar el vuelo. Espero que Europa no atraviese 10 o 15 años de neoliberalismo. Espero que gracias a la conciencia social, a la movilización de la ciudadanía, se va a dar un vuelco para cuestionar la legitimidad de la deuda pública, que aumenta porque se transfiere deuda privada a los gobiernos. En España, la deuda pública representa solamente el 17% de la deuda total. Está claro que la tendencia es transferir deuda privada al gobierno español, como ha ocurrido en casos emblemáticos como el de Irlanda, donde un país modelo, de déficit cero, de paro nulo, ha visto como con la quiebra de los bancos y la exposición de la burbuja inmobiliaria se encuentra ahora con un endeudamiento público masivo porque el tesoro público tuvo que asumir el coste del rescate bancario. Esto está todavía en camino en un país como España.

Este fin de semana, Merkel y Sarkozy parecen haber llegado a un acuerdo “total”, “una solución duradera para los problemas de Europa”. Y Barroso ha presentado un plan para recapitalizar la banca. ¿Qué opina del papel de la CE en esta crisis?

Los planes actuales de la CE siempre tienen un gran atraso. Ahora están respondiendo a la fase previa de la crisis. Tanto a nivel de la metodología como a nivel del volumen a disposición del Fondo Europeo de Estabilidad para intervenir. Este fondo, que llega a 440.000 millones de euros, es totalmente insuficiente, incluso si duplican, y ese fondo tiene que intervenir en Grecia, Portugal, Irlanda, España, etcétera. Se está ofreciendo el mensaje a la opinión pública que todo está bajo control cuando en realidad el suelo está derrumbándose bajo sus pies.

¿Caerá Grecia?

Para mi, el eslabón más débil en Europa son los bancos. Se habla mucho de Grecia pero en realidad los más frágiles ahora son los bancos. Dexia ya es un claro ejemplo, pero también BNP Paribas, Société Generale, la misma Deutsche Bank, Intesa Sanpaolo en Italia y hasta grupos como Santader y BBVA. Esa es mi opinión. Veremos en los meses que vienen quién realmente se encontrará con más dificultades, si los bancos o Grecia, Portugal o Irlanda.

En su libro menciona a menudo la “doctrina del shock” de Naomi Klein. ¿Nos hemos quedado sin narrativa, sin historia, estamos desorientados?

Lo que estamos viviendo es la implementación de la estrategia descrita por Naomi Klein, llamada “la estrategia del shock”. Por ejemplo, hace unos días, el Corriere de la Sera reveló el contenido exacto de la carta del BCE a Italia que le hizo llegar a inicios del mes de agosto. Allí está la descripción exacta de la “estrategia del shock”. Más que recomendaciones era un dictado sobre temas que no son para nada de la competencia del BCE. Ejemplos: la creación de los convenios colectivos del mercado laboral. Es una intromisión de instituciones multilaterales que no incluyen en su misión cuestiones como el mercado laboral. Todo el mundo sabe que el objetivo del BCE es combatir la inflación. Lo que digo en el libro es que en 2008-2009 tuvimos un pequeño lapso de tiempo en el que todavía no se implementaba totalmente la “estrategia del shock” pero que a partir de 2010-11 estamos en la parte agresiva de su implementación y es fundamental para mi lo que puede ocurrir el 15 de octubre. Los indignados, sean de donde sean, ahora en Bruselas, protestan porque ven que se favorece a unos intereses privados contra los intereses de la mayoría. Y eso es una pérdida total de confianza de una parte importante de la ciudadanía respecto a los que nos gobiernan.

¿Qué alternativas sugiere usted en su libro?

Es necesaria una solución radical sobre el tema de la deuda pública a través de un proceso de auditoría para identificar la parte ilegítima y repudiarla; eso implica movilización social porque los gobiernos actuales no están para nada convencidos de ese camino. Segundo, realmente no podemos seguir dejando a los bancos actuar como lo hacen, por eso hay que socializarlos como entidades y no a sus pérdidas; los poderes públicos deben adueñarse de un instrumento para tener un sector público de crédito para la población y para incentivar la economía, crear empleo, etcétera. Precisamos de una nueva disciplina financiera, rigurosa, repecto a los mercados financieros.

Realmente, como dijo aquel trader en la BBC, Alessio Rastani, “Goldman Sachs domina el mundo”.

Goldman Sachs 8GS) tiene una gran influencia pero no domina el mundo, al menos no todo. Mario Draggi, el futuro presidente del BCE, es un hombre de GS. También ha sido alto funcionario del Banco Mundial. Los mandatarios políticos terminan a menudo siendo miembros del consejo de administración de grandes empresas y viceversa. Y eso es en agradecimiento de sus ayudas y también porque las empresas industriales y financieras quieren usar esa influencia para hacer lobbies sobre los gobiernos. Tendríamos que sanear todo esto y que no haya conflicto de intereses entre mandatarios politicos y accionistas privados. Un político no puede pasar así como así al sector privado, al menos debe haber cinco diez años de distancia.

¿Por qué considra la deuda de muchos países europeos, entre ellos España, ilegítima?

Porque es el resultado de una política deliberada, injusta, que no respeta el principio fundamental de derecho, que es la equidad. Primero hubo una reforma fiscal neoliberal de reducción de la contribución tributaria de las familias más ricas, no hablo de la clase media, hablo del 5-10% más rico. Son ellos los que se benefician de estas políticas, y también las empresas privadas, que pagan muchos menos impuestos por sus ganancias. Entonces, los Estados tuvieron que financiar su presupuesto con más deuda; éste es el primer fenómeno. El segundo, es que la crisis ha sido provocada por las aventuras de los promotores inmobiliarios, que son grandes firmas privadas, y todo el sistema de crédito hipotecario, y eso generó la explosión de la burbuja inmobiliaria, y provocó una recesión económica que obligó al Estado a tratar de mantener algún nivel de crecimiento, que supuso un coste que hizo aumentar la deuda pública. Esa acumulación de deuda pública, que en España no ha llegado a un nivel comparable a Grecia, Italia o Irlanda, es el resultado de una política nefasta que ha favorecido a los responsables de la crisis, que siguen beneficiándose de las políticas de los gobiernos. Por eso hablamos de ilegitimidad. Un gobierno puede ser democrático y emitir deuda y que a nivel legal no tenga vicios, pero a nivel de legitimidad no tiene esa legitimidad por no respetar el principio de equidad.

Medio centenar de ciudades se han sumado ya a la convocatoria global del 15 de octubre

(Per: M. G. FRANCO, T. MUÑOZ Y JACOBO RIVERO)

“United for global change” es el lema de la protesta transnacional del 15 de octubre. Redes de todo el planeta preparan la cita con diferentes intensidades.

Las declaraciones del supuesto broker Alessio Rastani pueden hacer más por la convocatoria del 15-O que todos los gru pos de Facebook juntos. Consultado en directo por la BBC el 26 de septiembre, su frase “Los gobiernos no dirigen el mundo. Goldman Sachs dirige el mundo” podría encajar en los 140 caracteres de Twitter con las que estos días decenas de nodos intentan motivar una nueva jornada de indignación, sólo que esta vez transnacional.

Un blog de The Economist también lo entendía así: “Es una performance impresionante. Si la economía mundial se enfrenta de verdad a una nueva crisis y a una nueva contracción en las próximas semanas”, especulaba el blog en referencia a la actuación de Rastani, “los ciudadanos de los países ricos tendrán toda la razón en cuestionar a las instituciones del capitalismo global”.

Si, tal y como circuló por la red, Rastani es un agente provocador del colectivo de guerrilla de la comunicación The Yes Men, la jugada sería maestra: frente a las cámaras de la BBC habría intervenido un mero busto parlante que personaliza el poder y la avaricia de “los mercados”. Una convocatoria en regla del 15 de octubre, sin mencionar fecha ni manifestación alguna, y por eso mismo mucho más efectiva que cualquier proclama.

Lo más probable, tal y como aventuraba el periodista Íñigo Sáenz de Ugarte, es que el joven sólo sea lo que aparenta ser, un intermediario freelance en la city londinense, de origen hindú o paquistaní, que con su apocalíptica intervención busca “una buena publicidad para conseguir contratos de asesoramiento”. El efecto no cambia: las cámaras de la BBC dejaban fuera de campo las voces escandalizadas de los entrevistadores, que se corresponden con el escándalo (¿la indignación?) con que esas mismas imágenes han sido recibidas en todo el mundo.

En ese fuera de campo se juega la difusión de la jornada del protesta del 15 de octubre, que con el lema “United for global change” (Unidos por el cambio global) está ya convocada en una cincuentena de ciudades de todo el planeta. Ya se ha dicho en estas páginas: la del 15-O es casi tan vieja como la convocatoria del 15 de mayo, y la fórmula de la convocatoria es idéntica. Pero, lejos de pronunciarse con la voz monocorde de los comunicados públicos de la red Anonymous, cada plaza tiene su propio acento. En el Estado español, de donde parte la convocatoria, ya se han hecho públicas los eventos en 13 ciudades distintas.

Llegir l’article sencer a Periódico Diagonal