Acta de la reunió del 3 d’agost sobre la manifestació global 20 d’octubre #20o

Acta de la primera reunión preparatoria para manifestación global del 20-O

Tareas:
– Invitación a asambleas y comisiones (entrada en acampadabcn): https://n-1.cc/pg/pages/view/1411753
– Traducciones: Centralizar aqui http://titanpad.com/MQZKkiJ5cJ

El procés judicial contra el 15-M de Barcelona perd força després de la declaració de vuit diputades

JESÚS RODRÍGUEZ | 14/12/2011 – Setmanari La Directa

La concentració davant del Palau de Justícia ha aplegat fins a 300 persones   ALBERT GARCIAEl procés judicial contra una vintena d’indignades processades pels fets del 15 de juny al Parlament de Catalunya perd un llençol a cada bugada. La declaració de vuit diputats aquest matí davant del jutge Eloy Velasco no ha reforçat les tesis de Manos Limpias ni de les mossos d’esquadra, tot el contrari, ha posat més dubtes sobre la versió oficial que sosté que els i les acusades van cometre un delicte contra les institucions de l’Estat. A preguntes de la defensa dels acusats, la majoria de parlamentaris han manifestat que no van passar por i que no van patir per la seva integritat física. Alfons López-Tena ha afirmat que el dispositiu policial organitzat al voltant del parc de la Ciutadella va generar majors dificultats per accedir a l’hemicicle que no pas l’actuació de les manifestants. Ernest Maragall, per la seva banda, ha explicat que estaria disposat a obrir un procés de mediació amb les persones encausades, i fins i tot ha dit que li agradaria seure a parlar amb elles. A aquestes declaracions cal sumar-hi el fet que dos diputats d’ICV, Joan Boada i Salvador Milà, han rebutjat la citació de l’Audiència Nacional i no s’han presentat a la seu del Palau de Justícia. Els ecosocialistes han dit, en roda de premsa a la seu del Parlament, que no s’han personat davant del magistrat per dues raons: no es senten perjudicats per aquells fets i no volen donar cobertura ni reconeixement a l’acusació popular del sindicat ultradretà Manos Limpias. Previsiblement Velasco ara els citarà a declarar a Madrid.

Les declaracions més contundents

Montserrat Tura, tot i haver manifestat en un primer moment que no creia que fos l’Audiència Nacional qui havia de jutjar els imputats, avui s’ha ratificat en el seu testimoni i ha afirmat que els que van cometre fets delictius hauran de pagar per les seves accions, sense especificar si només desitja ser rescabalada pels danys a una jaqueta, un mocador i una bossa, o vol anar més enllà i aconseguir una condemna de fins a 5 anys de presó per a l’indignat que li va dibuixar un gargot sobre la vestimenta. El diputat Jordi Turull ha parlat en nom dels parlamentaris del grup de CiU, i tot i dir que no volien criminalitzar cap moviment de protesta, ha confirmat que ells arribaran fins al final per aclarir els fets i “aconseguir una condemna per als agressors”. Del conjunt de manifestacions escoltades aquest matí al Palau de Justícia se’n deriva la conclusió de que el cas es desinfla. Ara serà el jutge Velasco i la fiscal assignada al cas qui hauran de decidir la continuació o no del procés d’instrucció cap a totes les persones imputades. L’escenari més plausible és que s’arxivi l’acusació –per manca de proves– contra algunes de les encausades i continuï contra la resta de manifestants imputades.

Tres-centes persones a l’exterior

Mentre tot això passava a l’interior de la sala, a l’exterior fins a tres-centes persones s’han arribat a manifestar contra la presència del jutge Velasco a Barcelona i la declaració dels diputats. S’han escoltat crits constants de rebuig al sistema polític actual, als representants parlamentaris, als mossos d’esquadra i als mitjans de comunicació. Cal recordar que l’expedient judicial del cas del Parlament es fonamenta en elements provatoris extrets de les imatges de vídeo i les fotografies que nombroses televisions i agències de notícies van entregar a la policia catalana després de rebre una ordre de la fiscalia. La discrepància amb la presència de les càmeres aquest matí ha arribat fins el punt que un grup de manifestants ha tallat un cable que Telecinco utilitzava per emetre en directe des de davant del Palau de Justícia. Cap a migdia s’ha desconvocat la protesta, poc després que s’hi afegís una concentració d’estudiants universitaris que fins aquella hora havien estat concentrats davant la seu del Comissionat d’Universitats de la Via Laietana en contra del pla de governança que vol retallar dràsticament els drets de participació de l’estudiantat i el professorat en els òrgans de decisió de les universitats.

EL 15-M: una pregunta, no una respuesta

Publicado el 6 noviembre, 2011 por Juan Carlos Monedero (profesor titular de Ciencia Política y de la Administración en la Universidad Complutense de Madrid, y autor de numerosas publicaciones). Blog personal: Comiendo Tierra .

“Manifestación”. Antonio Berni. 1934

 

Saben los neurobiólogos que las pasiones residen en nuestro cerebro más primitivo. Toda decisión “racional”, explica Antonio Damasio (Y el cerebro creó al hombre, Madrid, Destino, 2010) es  antes “emocional”. Nuestro cerebro primitivo no deja emanciparse al cerebro más reciente. Para contrarrestar una emoción negativa es menester tener “una emoción positiva muy fuerte”. No es una apuesta por la irracionalidad. Lo es, bien al contrario, por una “razón emocionada” o una “emoción razonada”, precisamente la que permita salir de las trampas de un mundo que, gracias al cierre intelectual de los que niegan una parte de la realidad al tiempo que la bautizan, dice que la protesta es terrorista, la risa subversiva, los parados perezosos, los estudiantes revoltosos y las mujeres reivindicativas, aligeradas. Los indignados que se disfrazan de payasos para manifestarse contra los recortes sociales lleva a que las cargas de los antidisturbios validen no solamente al capital financiero, sino también su imagen inclemente de verdugos de Gabi, Fofó, Miliki y Milikito. Emocionalidad bien inteligente.

La izquierda sólo ha entusiasmado cuando se atrevió a brindar un mundo diferente, que, casi necesariamente, siempre estuvo poco concretado. Te lanzas a la calle por leyes más justas, no por reglamentos mejor elaborados. “Libertad, igualdad y fraternidad” en la revolución francesa, “tierra y libertad” en la revolución mexicana, “pan, paz y trabajo” en la revolución rusa o “patria, socialismo o muerte” de los procesos cubano y venezolano. ¿Puede acaso hoy tumbarse la jaula de hierro del consumismo sin emocionar a quien va a serrar los barrotes?

El 15-M ha sido capaz de lograr lo imposible para ninguna internacional anterior: convocar la primera manifestación global contra el modelo capitalista. Un G-90. Tantos como países salieron a la calle a recuperar la democracia en donde nació: en las plazas. Un momento destituyente. En apenas seis meses. Una pregunta, no una respuesta.

Frente al shock de la crisis que tan bien ha explicado Naomí Klein (La doctrina del shock. El auge del capitalismo del desastre, Madrid, Paidós, 2010), la reacción popular ante la dictadura de los mercados está teniendo derroteros diferentes a los tradicionales. La emoción del 15-M se parece a esa generosidad que nace de los desastres (el terremoto de México, el desastre nuclear de Fukushima o los deslaves tras las lluvias en América Latina). Entonces se suspenden los egoísmos. Se trata de luchar por lo básico. Ahí nace el optimismo, la comunión, lo que hermana con los demás porque conecta con lo que es más grande que uno mismo. ¿Son acaso mejores los libros de autoayuda, la guía de las vanguardias, la militarización de la sociedad? La alegría del 15-M desborda los diques de los partidos, de los sindicatos, de las instituciones. Los hace, incluso, más útiles, cuando el viento de las plazas tomadas es capaz de romper las constricciones o la pusilanimidad del sindicalismo para defender la educación pública. Y también los desafía cuando recuerda que es la misma ciudadanía la que vota y la que comparte la visión del 15-M, de manera que el resultado de las elecciones del 20-N, lejos de cuestionar al movimiento lo que hace es emplazar al gobierno entrante.

Cuando un rayo cae en la noche, el campo se ilumina y hace visible lo que estaba oculto.  No bastaría entornar los ojos para ver lo que la oscuridad negaba. Hay demasiados velos. Sólo un ojo con la sensibilidad suficiente como para detener el tiempo es capaz de ver entre los fotogramas esa verdad que la vertiginosa película niega. Hace falta una sociología de las ausencias (Boaventura de Sousa Santos, El milenio huérfano, Madrid, Trotta, 2011) que transforme, siguiendo a Bloch, lo que aún no existe en lo que existe todavía no. Es una cuestión de sensibilidad. La emoción hace que el dolor se convierta en saber, el saber en querer, el querer en poder y el poder en hacer. Un joven que se prende fuego porque la policía tunecina le ha quitado el medio de supervivencia, unos estudiantes egipcios, madrileños o griegos que acampan en mitad de la ciudad, pobres neoyorquinos que se enfrentan a ricos en el corazón de su caja de caudales, un desahucio en Vallecas al que  se le ven las lágrimas, un presidente que miró a los ojos y luego engañó. Sólo la sensibilidad puede convocar a la razón ausente. Sólo la emoción puede romper la clausura del pensamiento lograda por la sobreinformación, el afán consumista, el miedo al futuro, la negación del pasado y la zozobra ante la incertidumbre y el castigo. Si el sistema sólo entiende de objetos -una hipoteca no satisfecha, una plaza universitaria costosa, un viejo o un enfermo que incrementa el déficit, un interino que encarece la deuda, una protesta que enfada a los bancos- la sensibilidad devuelve a su lugar a las personas.  Y cuando hay personas –no objetos- hay reconocimiento, la base para una búsqueda compartida de soluciones. Recuerda John Holloway la frase de un indígena a unos cooperantes: si vienen a ayudarme, olvídenlo. Si vienen porque su liberación está íntimamente relacionada con la mía, trabajemos juntos. Cambiar la mirada para ver diferente (John Holloway, Agrietar el capitalismo, Barcelona, Viejo Topo, 2011).

El 15-M ¿una opción de gobierno?

¿Gobernar  mañana? El 15-M tendría que firmar, como el Lenin de 1917, onerosos tratados de paz si asumiera antes de tiempo esa responsabilidad. Perdería territorio, pagaría reparaciones, lastraría su vuelo. Todavía no se dirime en esas lides. El 15-M no es la respuesta a la esclerosis del capitalismo neoliberal y de la democracia representativa: es el diagnóstico de su enfermedad. ¿Para qué enfermarse con ellos? No es un partido ni debe ahora mismo serlo. Un partido es un medio para un fin. El 15-M es un fin en sí mismo: una gran conversación que a fuerza de saber lo que no quiere, va a terminar sabiendo lo que quiere.

Sin líderes, sin programa, sin estructura, el riesgo de desaparición en el reflujo del movimiento está ahí. La enseñanza del zapatismo debiera servir como contrapunto: pudieron haber transformado México cuando el país se abrió conforme entraban en la plaza del Zócalo. Luego,  el tiempo les robó esa posibilidad. En el mundo político, saber leer los plazos forma parte del éxito y también de la derrota. Pero la crisis del sistema y la imposibilidad de encontrar soluciones desde dentro, va a seguir alimentando la búsqueda. Antes de desaparecer, el capitalismo va a dejar el mundo sembrado de cadáveres. Por eso mismo, el movimiento necesita hacer algo con los liderazgos, con los programas, con las estructuras. Lo que tampoco significa repetir esquemas del pasado. Ni los programas son recetas de expertos ni las estructuras significan verticalismo. Es tiempo de una implicación social más horizontal. Hay que reinventar la gobernanza –un concepto nacido para regular- y darle la vuelta para convertirla en democracia –que sea la sociedad organizada y con capacidad deliberante real, no el mercado ni el Estado, quien decida las bases de la convivencia social-. Decisiones políticas que nazcan de la discusión y de unos mínimos compartidos anclados en un nuevo contrato social. Que después serán ejecutadas por la organización –en sociedades complejas, no pensar en alguna suerte de representación es ilusorio- pero que siempre tendrán abierto el camino de regreso a la supervisión de la ciudadanía a la que le afectan las medidas.

Frente a la libertad reclamada por el 68, ahora se reclama la igualdad. La naturaleza rota, el futuro incierto, la violencia cotidiana no soportan las diferencias. De ahí la fuerza de la camaradería en el 15-M. Por eso también la relevancia de las redes sociales, por su horizontalidad, por su relación entre iguales que se reconocen y tratan como tales.

En el 15-M confluyen veteranos castigados por el sistema y también clases medias enfadadas que, por vez primera, se han sentido tratadas como proletarios. En el maltrato se reconocen y se reinventan. Ahí se entiende parte de su amabilidad. La lucha contra el autoritarismo generó un tipo de partido.  La guerra fría, otro. Del 15-M saldrán maneras diferentes de organizarse políticamente. Lo relevante será ver en qué medida se  genera un viaje de ida y vuelta constante al movimiento que marque con su sello las formas de hacer política.

Frente a un capitalismo rígido y cada vez menos tolerante –nada líquido, con perdón de Bauman- el 15-M articula inteligente su oposición. El sistema sabe defenderse cuando se le niega o se le combate, pero no sabe qué hacer cuando se ve desbordado. Es la estrategia del movimiento desde apenas 5 meses. Pone patas arriba las teorías de esos intelectuales ignorados por los pueblos insurgentes que afirman: “si la realidad no se parece a la teoría, peor para la realidad”. Una realidad tozuda e irreverente, que, con perdón de los intelectuales consagrados y con el favor de los poetas, al igual que el rayo, no cesa.

Y sin embargo, hay elecciones

Dos hechos confunden el análisis en relación con el 15-M. En  primer lugar, cómo es posible que un movimiento que señala desde la izquierda las insuficiencias de la democracia representativa y del capitalismo neoliberal, termine beneficiando en las urnas a fuerzas políticas de la derecha, esto es, a las menos comprometidas con formas participativas de democracia y a las que con más ahínco defienden el modelo neoliberal. En segundo lugar, cómo se explica que más del 70% de la ciudadanía muestre su coincidencia con las propuestas del 15-M y, sin embargo, entre el 60 y el 70 % de la población vaya a ir a votar el 20-N y, de manera mayoritaria, vaya a hacerlo por los dos principales partidos.

En primer lugar, hay que entender que la lectura que la ciudadanía hace del voto es la de un derecho que ha costado conseguir. Renunciar sin más a él, después de cuarenta años de dictadura, no tiene mucho sustento pese a la perversión democrática actual. Hay que añadir que opera también una rutina electoral plenamente vigente, de la misma manera que operan otras rutinas sociales que forman parte de la estructuración del orden social (se va a votar como se va a misa en las bodas y los entierros, a los cementerios el día de difuntos o a hacienda o al banco para la declaración de la renta). Añadamos que cualquier ciudadano o ciudadana, lo que busca políticamente en primera instancia, especialmente en momentos de crisis, es la solución a sus problemas. Quienes tienen los resortes del poder poseen, obviamente, más posibilidades de hacer algo que cada persona en singular, algo que es leído –y repetido mediáticamente- a cada momento por los votantes. La crisis, además, genera miedo, y el miedo actúa como una suerte de regresión a la infancia, donde se espera con ansiedad que una figura paternal solvente los problemas que tienen a uno atenazado. Los principales líderes, encumbrados como padres de la patria, ya han recibido esa vestimenta con su cargo. Además, siempre hay dos grandes opciones. Si A no es capaz, siempre tenemos la sacrosanta posibilidad de echarnos en los brazos de B.

No ha estado la academia exenta de este juego rutinario, al ir construyendo un relato funcional para esta imposibilidad de cambiar electoralmente un país de no obrar previamente un fuerte descontento social. Una serie de hitos han ido vaciando a la democracia según se iba extendiendo su presencia por el mundo. Ya en la Revolución Francesa se estableció que era el experto en el cuerpo social, al igual que ocurría con el caso del experto en el cuerpo enfermo, quien debiera ocuparse de su tratamiento. El abate Sieyés fue quien sentó las bases para dejar al representante, por su mayor supuesta cualificación, la gestión de lo público, algo que luego santificaría la Constitución francesa de 1791, Debemos a Benjamin Constant el establecer, en una famosa conferencia en 1814, la matriz de que la libertad de los modernos tiene lugar en el hogar privado, y no en el ágora, lugar de ejercicio de la libertad en el mundo antiguo. Con Luis Napoleón Bonaparte se aprendió posteriormente –tras las revoluciones de 1848- que los pobres pueden votar a los responsables de su pobreza si se les convence de que tienen más que perder en el desorden o la revolución que sosteniendo el régimen que los oprime. A mediados del siglo pasado, y de la mano de la teoría económica de la democracia, se construyó la idea de que los partidos son empresas que deben maximizar sus beneficios –los votos- en un mercado competitivo. Aunque, al igual que en los mercados, pronto iban a surgir cárteles donde se amañaban las reglas de la competencia. Bobbio le prestó especial atención en los años 70 –en discusión con la izquierda marxista italiana- a lo que se llama el “problema de las escalas”. En nuestras grandes urbes, y a diferencia de lo que ocurría en el ágora griega, no sería posible la democracia si no es a través de la representación. Cerraría este “gran relato” de la democracia como procedimiento y no como sustancia, la conversión de la discusión democrática a una discusión sobre la transformación de los votos en sistemas políticos, reduciéndose la política a fórmulas electorales. Toda esta construcción discursiva ha venido desembocando en un lema: vota y no te metas en política. Se pagaba el precio de la desafección ciudadana. Pero si el capitalismo es un sistema cortoplacista, la democracia representativa no está ajena a esa miopía congénita.

De manera más concreta, el régimen electoral español limita aún más las posibilidades democráticas al arrastrar los vicios de la transición. El asentamiento de los partidos políticos en la era de la televisión, sin haber pasado por las fases previas de discusión social propias de otros países de nuestro entorno, ha sido otro rasgo de debilidad que también conspira en la incapacidad del sistema político para dirigir los cambios. A la muerte de Franco en 1975, y con el miedo de las elecciones de 1931, donde las grandes ciudades dieron el triunfo a la República, se decidió sobrerrepresentar, en la futura “democracia”, a las zonas rurales así como a los partidos mayoritarios (las bases de nuestro sistema electoral están en la ley para la reforma política de 1976 y en el también preconstitucional Decreto ley 20/1977 del 18 de marzo). La Constitución estableció posteriormente, en la misma dirección, que la circunscripción era la provincia y que a cada una de ellas le correspondería un número mínimo de diputados, que la posterior ley de 1985 (una mera actualización de la de 1977) establecería en dos, de manera que Soria, Teruel, Madrid o Barcelona eran tratadas de la misma manera, primándose los territorios sobre la población. La asignación de escaños según el método D’Hont terminó de cerrar el esquema, al beneficiarse a los partidos mayoritarios (pero solamente porque al grueso de las provincias les corresponden pocos escaños, quedándose las terceras fuerzas, en concreto Izquierda Unida, fuera del reparto pese a superar por lo general la barrera del 3%. Echarle la culpa a D´Hont es no querer ver que la culpa está en un diseño que primaba la estabilidad de un régimen de clase a la proporcionalidad en un escenario de futuro incierto). El “no nos representan” del 15-M ha venido gestándose desde lejos.

¿Qué puede decir el 15-M al respecto? Si es cierto que el movimiento es una pregunta y no una respuesta, cualquier respuesta de los que comparten la pregunta debiera entenderse como válida, especialmente cuando esté reflexionada. El 15-M, como hemos señalado, no se la juega el día de las elecciones, y su principal tarea es mantener una línea de coherencia que le permita, incluso en el escenario de una aumento de la participación y una victoria por mayoría absoluta del PP, seguir insistiendo en sus planteamientos.

Cabe, sin embargo, recordar los efectos de cada una de las decisiones para evitar efectos perversos no queridos. En primer lugar, hay que apuntar que la abstención no afecta al sistema. Ni siquiera en el caso de que la mitad del país no acudiera a las urnas, el sistema se estremecería. Esas cifras son las tradicionales en Estados Unidos y ningún cambio ha venido nunca por ahí. La abstención es la forma de protesta electoral más estéril, además de que junta una abstención concienciada con la abstención de los gorrones o perezosos políticos que deciden no molestarse por los asuntos colectivos, o con las personas que, por las razones que fueren, ese día no pudieron acercarse a votar.

Parece evidente que votar PSOE o PP es un voto contrario a la lógica del 15-M. Dejando de lado si los dos partidos son iguales –algo que no es cierto en el carácter de sus militantes y votantes, aunque sería más difícil de negar en lo que respecta a las grandes decisiones económicas y políticas -, lo que es constatable es que los dos partidos han votado conjuntamente el grueso de las leyes y decisiones políticas que afectan a la ciudadanía. Así ha sido en el canon digital, en contra de la dación en pago, a favor del rescate bancario, a favor de la reforma laboral que encadena contratos precarios o aumenta la edad de jubilación, de la reforma constitucional que da prioridad al pago de la deuda por encima del gasto en educación, sanidad o pensiones o la entrega de Rota al escudo antimisiles. No parece que tenga mucho sentido votar al PSOE para que haga lo que no ha querido hacer estando gobernando, ni tampoco para, una vez más, frenar al PP, cuando todo indica que es más fácil una gran coalición en caso de que lleguemos a un escenario como el griego a que el PSOE decida echar su suerte con el grueso de la población.

El voto en blanco tiene el problema de que se contabiliza como voto válido, de manera que aumenta la barrera del 3% que tienen que superar los pequeños partidos para entrar en el parlamento. Es una forma de protesta igualmente débil, pues está dirigiendo sus dardos contra los partidos, y no contra un sistema que, de partida, está diseñado para tener resultados que atentan contra la libertad y la igualdad del voto (supuestamente consagrados en el artículo 68 de la Constitución). El voto nulo, en este sentido, parece más adecuado. Se trata de un “grito” de disconformidad que, además, al no contabilizarse como válido, no sube el listón para los pequeños partidos. Voto nulo es cualquier voto que manipula las papeletas originales –salvo hacer una señal en el nombre de alguno de los candidatos, que permita identificar al “candidato conocido”-. El problema es que, al tener que ir la “queja” dentro de un sobre válido, no se puede identificar el origen de la nulidad. Lo mismo ocurre en el recuento. Salvo en el caso del País Vasco, cuando la izquierda abertzale pidió a sus votantes que el voto ilegalizado se convirtiera en nulo –lo que permitió una identificación al medirse el voto nulo anterior, siempre escaso, y el obtenido después de lanzarse la consigna- en el caso del 15-M no existe esa posibilidad, de manera que el sistema igualmente lo digerirá sin problema.

Queda votar a los pequeños partidos, lo que a su vez, aunque no se suele mencionar, tendría el efecto añadido de otorgarle un apoyo económico para mantener sus redes locales –por voto recibido y también si superan el 5% de los votos-.  Pero una vez elegidos ¿qué garantías tiene el movimiento de que esas formaciones se convertirán en herramientas al servicio de la voluntad de cambio que apunta el 15-M? ¿Existe la posibilidad de que los diputados y diputadas de esos pequeños partidos hicieran como sus pares islandeses que forzaron una constituyente? ¿Hay que darles el voto de confianza?

El 15-M ha tenido, como principal virtud, la repolitización de la sociedad. Y el principal efecto de esa repolitización es la pérdida de la autorización política que recibían los gobiernos a través de las elecciones en las democracias liberales representativas. El gobierno saliente de las elecciones del 20 de noviembre no obtendrá ningún cheque en blanco. El 15-M se lo va a recordar, con el apoyo de una parte importante de personas que votarán ese día -e, incluso, de muchos y muchas que habrán votado a alguno de los dos grandes partidos-. Los sueños del 15-M, como rezaban muchos carteles en la Puerta del Sol en el verano madrileño, no pueden cerrarse en el espacio cerrado de una urna. Los problemas se han hecho inconmensurables a las medidas del sistema. Estamos ante problemas globales cuyas causas están en el modelo neoliberal y en esa democracia demediada convertida en un instrumento funcional para las necesidades del capital.

Pensar desde la grieta

En todo el mundo han empezado a surgir grietas. Cierto es que el espacio de la pared es amplio y desdeñarlo sería un mal análisis. Pero la grieta marca la tendencia. Y unas elecciones solamente pueden parar una tendencia cuando el gobierno saliente esté dispuesto a construir en esa dirección. La mentira por excelencia de nuestras democracias –votar a B cuando A demuestra su incapacidad- está desenmascarada. Lo hemos visto en Portugal o en las Comunidades Autónomas donde ha ganado la derecha. El ciclo va a cerrarse cuando la ciudadanía constate que el Partido Popular viene con las mismas respuestas. Será, a ciencia cierta, el momento de alguna suerte de gran coalición entre el PSOE y el PP (algo ya ensayado en la reforma constitucional). Será el momento en el que el 15-M tiene que hacer constar su coherencia. La que, en cualquier caso, no está en juego en las elecciones.

La legitimación procedimental a través de las elecciones, aun siendo condición necesaria, ya no es condición suficiente. La mercantilización de la política ha enfriado, como decíamos, la autorización. Es el fin de los monólogos y la exigencia urgente de los diálogos. Esto, que parecen no entenderlo los herederos de la modernidad, lo entienden los que insisten en ignorar todo aquello que no les deja vivir. ¿Un exceso de emoción? Ya decía Pascal que hay razones del corazón que la razón no entiende. Y estaría bien que pensadores como Bauman recordaran que eran ellos los que decían que hay una línea directa entre la fría modernidad y el campo de concentración de Auschwitz. Que le pregunten a Mario Draghi, el ex vicepresidente de Goldman Sachs devenido en Presidente del Banco Central Europeo; al premio nobel de la paz Obama cuando sobrevuela Guantánamo o a ese cónclave de Halloween que ha cambiado las escobas por los helicópteros y que se empeña en decir desde sus consejos de administración bancarios que, como nos ha recordado un filósofo, la democracia no puede ser un peligro para la democracia.

 

Refús de les candidatures electorals que utilitzen el nom del moviment 15M

Us informem que les assemblees de La Llagosta, el Raval, Casc Antic, Sants, el Guinardó, Sarrià i les Corts ja s’han adherit al comunicat en refús de les candidatures electorals que utilitzen el nom del moviment 15M.

 

______________________

L’assemblea de Sant Antoni, a dia 3 de novembre, també s’adhereix al comunicat.

 

______________________

Fa uns dies vam llençar des de l’Assemblea Popular de la Llagosta (Vallès Oriental) una proposta ben concreta.

Compartiem tots els membres de la assemblea una visió crítica envers els partits polítics o candidatures que estan sorgint arreu de l’Estat de cara a les eleccions del 20N. Ens referim a les candidatures que utilitzen el nom del moviment (15M, indignats…). Coincidirem en què era particularment nociu principalment perquè:

– La “democracia” representativa no és veritable democràcia, doncs acaba creant una èlit de polítics professionals totalment incompatible amb una veritable democràcia. Com diu el càntic, NINGÚ ENS REPRESENTA!

– Qualsevol vinculació del moviment com a tal (individualment cadascú pot  fer el que cregui convenient) amb la “democràcia” Representativa estatal entraria frontalment en contradicció amb tota la gent que, des de dins del moviment 15M, lluita per a acabar amb la “democràcia” representativa així com amb l’economia de Mercat per a construïr un sistema socioeconòmic alternatiu.

– Les creacions dels partits polítics del 15M s’han fet unilateralment, saltant-se tots els mecanismes de concens i d’elaboració de propostes des de l’ambit local fins a l’estatal. És inadmissible que una proposta com la de fer-ne candidatures, que afecta tanta gent i la visió global del moviment, es dugui a terme unilateralment.

És per tot això que vam redactar el següent comunicat (curt i concís, per a poder facilitar el concens), amb la voluntat de donar la possibilitat de fer una resposta ràpida, contundent i des de les assemblees (les veritables sobiranes del moviment popular) davant aquest fet. La idea és que les assemblees que ho creguin convenient emetin el mateix comunicat i així sumar forces per a evitar la formació de partits  polítics amb el nom del moviment.

Comunicat:

<< La Nostra Assemblea aposta per la horitzontalitat i per  tant refusa la creació de qualsevol partit polític que utilitzi el nom  del moviment, doncs atemptaria contra la seva base, i anima a la resta  d’Assemblees a debatre-ho >>

Ass. Pop. de La Llagosta

Assemblea General 23 Octubre: 17h Plaça Catalunya

Després de la gran manifestació del 15O, i tal com vam quedar en la darrera assemblea, ens tornarem a trobar a Plaça Catalunya per continuar amb la #tardorcalenta

Donada la poca antelació amb que es convoca aquesta assemblea, el grup de preparació proposa que es tracti d’una assemblea informativa i de debat obert sobre les linees d’acció que es van encetar el 15O, les diferents lluites que aquests dies s’estan duent a terme i les propostes que s’estant treballant per a les properes setmanes (fins al 20N).

L’assemblea es dividirà en diferents punts, presentats per les assembles o grups implicats i hi haurà opció a fer aportacions, preguntes i propostes per part de les assistents, entenem que a títol individual.

L’ordre del dia serà el següent:

1. Accions 15O (aprox. 60 minuts)

  • habitatge (ocupació 9barris)
  • educació (universitats, institus)
  • sanitat (hospitals)

2. Convocatòria a una trobada 15M Catalunya. (10 minuts)

3. Respostes a la criminalització (30 minuts)

4. Propostes fins al 20N

  • consulta popular
  • manifestació 13N
  • tomalaplaza
  • demo 4.0
  • torn obert

Per a dinamitzar es comptarà amb la col·laboració dels grups implicats i també hi ha una trobada oberta el mateix dia a les 15h a Plaça Catalunya.

Algunas reflexiones sobre la represión del movimiento 15M en Barcelona

Extret de La Haine 

x René Otaduy

A lo largo de las pasadas semanas han sido citadas a declarar en la Audiencia Nacional un total de 22 personas integrantes del movimiento 15M de Barcelona.

Estamos ante una actuación clásica en cuanto a represión general se refiere, y también en cuanto a la forma concreta en que ésta suele producirse en el ámbito del estado español. Lo significativo es que en anteriores ocasiones, los casos de criminalización y represión se habían cebado con organizaciones políticas de izquierda, con el independentismo, colectivos sindicales, el movimiento antifascista, el de la okupación, o los movimientos libertarios. Y en estos momentos, en los que también están siendo juzgadas las personas detenidas en la manifestación por una vivienda digna, la víctima es un movimiento popular como el 15M, que ha servido de vehículo durante los últimos meses para la protesta social, gozando de amplia legitimidad entre la población, en un contexto de graves agresiones neoliberales frente a los servicios públicos y los derechos históricamente conquistados. El contexto y el sujeto concreto de la represión pueden haber variado, los mecanismos puestos en marcha por parte de las instituciones del estado son idénticos.

Lo que está ocurriendo en Cataluña a raíz de la entrada del nuevo gobierno autonómico desde un punto de vista político-económico y social (recortes salvajes a los servicios públicos), y también desde el punto de vista represivo, es un escenario similar al que nos podemos encontrar en el futuro con la entrada del PP en el gobierno del estado. Debemos tomar conciencia y estar preparad@s. La represión no es deseable, obviamente, pero cuando se produce, el movimiento popular debe buscar la manera de salir reforzado de ella, y para ello nunca está de más detenerse a reflexionar sobre sus mecanismos.

El pasado 15 de junio, miles de personas llevaron a cabo un bloqueo en el Parlamento de Cataluña con el objetivo de evitar la aprobación de unos presupuestos que iban a dar vía libre a toda una batería de recortes presupuestarios claramente antisociales. Un total de 22 compañer@s del movimiento 15-M en Cataluña han sido imputad@s por haber cometido presuntamente un “delito contra las instituciones del Estado”, contemplado en el artículo 498 del Código Penal español con penas de entre 3 y 5 años de prisión.

En Barcelona, el movimiento trató de cruzar valientemente la línea roja que separa la protesta simbólica del intento efectivo y real de impedir la toma de aquellas decisiones políticas que nos afectan, bloqueando pacíficamente la sesión parlamentaria, y obligando a la clase política a acudir al Parlament entre abucheos, utilizando en algunos casos incluso el transporte en helicópteros. El movimiento trató de impedir que las decisiones políticas antisociales se llevasen a cabo, pasando de la mera acción de protesta a la transformación de la realidad, y el estado reaccionó desencadenando toda una campaña represiva, mediática, política y judicial. Ese es el primer mensaje que el estado y sus instituciones lanzan al conjunto del movimiento: las medidas antisociales al servicio del capital financiero van a continuar, y aquel que trate de impedirlo yendo más allá de las protestas simbólicas debe saber cuáles van a ser las consecuencias. Afirmarse en el carácter pacífico de las protestas y solidarizarse con las personas represaliadas no sólo no es incompatible, sino que es una buena táctica para salvar los momentos de mayor presión mediática, pero nunca deberíamos perder de vista que es ese salto de un lado al otro de la línea roja lo que convierte nuestras acciones pacíficas en violentas para el estado, la clase política y la banca. La protesta popular es legítima y necesaria, ahora bien, cuando pretende ejercer su derecho a modificar el transcurso real de los acontecimientos,  aunque sea de forma pacífica, será etiquetada como violenta.

Las campañas mediáticas de criminalización pretenden crear un clima social favorable a las actuaciones policiales, buscando aislar a los colectivos afectados, introduciendo en su seno grandes presiones, creando debates sobre “buenos y malos”, sembrando el miedo, las dudas y el desconcierto. Así ocurrió con el movimiento 15M aquellos días de junio, así es previsible que vuelva a ocurrir en el futuro si las contradicciones continúan agudizándose. Los medios masivos de comunicación, lanzados en una brutal campaña, silenciaron el carácter pacífico de la protesta y la presencia de elementos provocadores infiltrados de la policía, y presentaron los acontecimientos tildándolos de violentos. Ahora bien, conviene recordar, tal y como hizo el propio movimiento en sucesivas manifestaciones, que violencia es no llegar a fin de mes, violencia es ser desahuciado, violencia es no poder tener acceso a tratamiento sanitario, violento es desangrar el sistema público de atención social en aras de acudir al rescate de los poderes financieros. Es decir, por mucho que traten de confundirnos, un hecho tan habitual como la firma en un papel de unos presupuestos, es infinitamente violento cuando esos presupuestos tienen un contenido claramente antisocial que va a provocar el sufrimiento en miles de familias trabajadoras, familias que no van a poder acceder a un subsidio de desempleo ni a una sanidad o una educación gratuita y de calidad. Bloquear pacíficamente un parlamento y abuchear a un político puede resultar llamativo, inusual, pero es absolutamente legítimo cuando ese político es responsable de desencadenar con su firma un clima de brutal violencia contra la mayoría de la población. No sólo es legítimo, es un acto de gran responsabilidad social.

Llama también la atención la forma concreta en que se han desencadenado los acontecimientos, así como los sujetos que han intervenido en ellos, ya que de nuevo estamos ante una actuación de libro. Manos Limpias interpuso una denuncia ante la Audiencia Nacional, y los poderes del estado, interesados en llevar adelante una acción ejemplarizante para el conjunto del movimiento 15M, pasaron a actuar. Las personas con mayor experiencia o trayectoria política conocerán de primera mano y por de

sgracia a la Audiencia Nacional (institución que es heredera directa del Tribunal de Orden Público franquista, en la que se vienen celebrando juicios claramente políticos contra todo tipo de disidencia) Y es también de sobra conocida la trayectoria del pseudo-sindicato de la fiscalía Manos Limpias, liderado por el franquista reciclado Miguel Bernard Remón, cuya principal labor consiste en actuar como punta de lanza de la represión contra multitud de colectivos y organizaciones, habiendo llegado incluso a la petición de ilegalización para algunas organizaciones políticas y sociales madrileñas (basta escribir “Manos Limpias denuncia” en el buscador de google para ilustrarnos)

Estos días ha habido una concentración de solidaridad con las personas represaliadas en la madrileña plaza de Sol, y el apoyo a l@s compañer@s de Barcelona también se hizo sentir en las puertas de la Audiencia Nacional.

Activemos la solidaridad activa y el apoyo mutuo, reforcemos las asambleas populares en barrios y pueblos, esforcémonos por cultivar la unidad entre todos los sectores y colectivos en lucha. Sin miedo, conscientes de que por dura que sea, la represión no será capaz de parar al movimiento popular y sus reivindicaciones justas y legítimas para la mayoría social.

¡Si nos tocan a un@, nos tocan a tod@s!

* René Otaduy es miembro de la Asamblea Popular de Hortaleza, Madrid.

Més de 2000 persones es manifesten contra les setze detencions d’activistes del moviment 15-M

JESÚS RODRÍGUEZ / MANU SIMARRO | 06/10/2011

La marxa contra les detencions de fins ara setze indignades del moviment 15-M ha estat més intensa que mai. Molts crits, molta força i molt cabreig es veia a les cares de les més de 2000 persones que van assistir a la marxa, entre la plaça de Catalunya i el Departament d’Interior, i des d’aquí fins a la Borsa per tornar altre cop a l’Arc de Triomf, on va quedar desconvocada.

Durant el recorregut, que anava encapçalat per una pancarta on s’hi llegia “Llibertat d’expressió, llibertat de manifestació. Detingudes 15-J”, es va cridar contra els polítics, la policia i el poder judicial, entre altres. Els crits que més ressonaven i que es cridaven amb més força van ser: “Jo també era al Parlament” o “Si ens toquen a una ens toquen a totes”. Al seu pas pel Departament d’Interior va augmentar la tensió, ja que un cordó de policies encaputxats i sense número de placa custodiava la seu que dirigeix el conseller Felip Puig. Tot seguit van passar per la Borsa, on es van fer crits anticapitalistes i es va denunciar la “complicitat i culpabilitat” dels poders financers. L’últim tram de la protesta es va fer amb la presència d’un helicòpter sobre les manifestants, que van desconvocar la marxa a l’alçada de l’Arc del Triomf.

Llegir l’article sencer a La Directa (Setmanari de comunicació)